Hay que tener en cuenta que tenemos la suerte, a la hora de comprar semillas de marihuana, de poder elegir entre una gran gama de variedades de esta planta. No obstante, en este artículo, nos centraremos en la variedad índica. Para ello, describiremos tanto su tipología como su estructura y los sabores y efectos que esta variedad produce. Hay que saber que no todas las personas buscan el mismo efecto, por lo que siempre está bien que haya varias alternativas para disfrutar de la experiencia de cultivo de una forma u otra.

 

Características y floración de las plantas índicas

 

Por ejemplo, las principales características de la marihuana índica son que es de una altura baja, siendo la separación entre los nodos muy corta, a diferencia de la marihuana sativa, la cual presenta características antagónicas. No obstante, hay que tener en cuenta los orígenes de la variedad índica, ya que estas se originan en las zonas subtropicales del mundo, como Asia y África.

Tienes que tener en cuenta que, al estar alejadas del ecuador, los fotoperiodos son más irregulares, lo cual tiene como consecuencia que esta variedad únicamente ofrece una cosecha al año, ya que es para lo que está preparada genética y naturalmente.

Los fotoperiodos irregulares se deben a la reducción de horas de luz y, sobre todo, a la estación de otoño, un otoño que resulta ser frío y lluvioso. Por este motivo, las plantas florecen antes de la llegada de esta estación.

Volviendo a las características de la planta, y dejando atrás su origen, tenemos que decir que, como hemos señalado, son de porte bajo y la separación entre nodos es pequeña. Pero, además, es que los foliolos de la hoja son muy anchos y el periodo de floración es corto. Esto hace de las plantas índicas ideales para el cultivo; no obstante, tienes que tener en cuenta que, a pesar de que sean fáciles de cultivar, son indicadas para tener una sola cosecha al año y en exteriores, por lo que seguramente las aproveches mejor en un cultivo interior. Una de las principales ventajas de esta planta es que, como es de porte bajo, no ocupa mucho y las puedes tener perfectamente en armarios de cultivo pequeños, sin tener que realizar trucos para que la planta tenga un tamaño menor a lo habitual. También las puedes cultivar en terraza no siendo tan llamativas como las sativas.

 

Los niveles de CBD en las variedades índicas son bastante altos

 

Otra de las características es que los cogollos de la variedad índica son muy gruesos y compactos, lo cual deriva, en que los efectos sean potentes. Respecto a los cogollos, hay que señalar además que secretan una gran cantidad de resina. Uno de los consejos que podemos darte a la hora de cultivar marihuana índica, es que tengas cuidado con la humedad, sobre todo para evitar la aparición de hongos o para evitar la aparición de orugas, ya que, en plantas que cumplen con estas características, estas últimas generan un estropicio tremendo.

El periodo de floración de las plantas índicas es de 40 a 60 o 65 días, lo cual tiene como consecuencia que en exterior la cosecha se de en el mes de septiembre, lo cual evita las lluvias del otoño y, por ende, la aparición de hongos.

 

¿Qué efecto tiene la marihuana índica?

 

También queremos dedicar un pequeño apartado al efecto que producen las plantas tras su consumo. El efecto es la generación de un estado de ánimo relajado, a diferencia de la marihuana sativa, que suele producir un efecto más dinámico. Como puedes observar, la característica de risa que produce la marihuana es propia de la variedad sativa, y no de la índica. Algunos estudios recomiendan el consumo de esta variedad a la hora de conciliar el sueño, ya que calma el nerviosismo y atenúa algunos tipos de dolores. No obstante, hay que señalar que, si eres una persona tranquila por naturaleza, esta planta lo único que producirá en ti es la potenciación de ese carácter, por lo que quizá no sea la más recomendable para ti.

En el otro extremo, se sitúa la marihuana sativa, que es una planta alta de tallos finos, de hojas delgadas y cuyos efectos son más propensos al dinamismo, ya que aportan mucha energía. Sin embargo, a ciertas personas les aumenta el ritmo cardíaco y puede producir una cierta sensación de ansiedad. Si quieres saber más de esta variedad, puedes visitar nuestro artículo sobre la marihuana sativa.

Como ves, ambas variedades son diametralmente opuestas, aunque ambas sean cannabis. Por este motivo, debes saber qué tipo de cultivo quieres realizar y qué tipo de efecto quieres obtener tras el consumo a la hora de inclinarte por una de las dos variedades. Si eliges adecuadamente, estamos convencidos de que obtendrás el resultado esperado. Conviene ser responsable en el consumo de la marihuana, ya que no deja de ser una droga y también hay que ser responsable en el cultivo, ateniéndote siempre a las leyes de tu país.

Te puede interesar

Share This