Son muchas las personas que creen que únicamente existe un tipo de marihuana, esto es un error. Al igual que dentro de una especie hay diferentes tipos de la misma en el cannabis ocurre lo mismo. Hoy vamos a hablar de una de las variedades más extendidas, la marihuana sativa. Esta especie es anual (es decir, que nace, crece y muere al final de la temporada) es dioica y, por último, procede de las cordilleras del Himalaya. No obstante, tienes que conocer que la marihuana no solo siempre se ha utilizado con fines recreativos sino que también fue vital durante cierto tiempo para industrias tan importantes como la textil.

Denominamos como sativa todas las variedades que proceden de la franja tropical y subtropical, es decir, desde Asia y África. Esta variedad se caracteriza porque los entrenudos se encuentran muy separados, lo cual la hacer ser muy alta en su cenit de crecimiento. Las hojas son grandes con muchos folículos y el periodo de floración se dilata mucho en el tiempo. Esto suele ser un inconveniente a la hora de cultivarlas en interior. Por este motivo, la mayoría de cannabis sativa ha sido cruzado con índicas para que su tamaño sea menor así como su tiempo de floración. Uno de los métodos más comunes para lograr un cultivo apropiado en interior es doblar las ramas, no obstante, es mejor cultivarlas directamente en exterior ya que pueden llegar a medir hasta 4 metros de altura. Es la marihuana que ofrece una mayor gama de olores y sabores.

 

¿Cuál es la diferencia entre índica y sativa?

 

A nivel teórico, no hay gran diferencia entre estas dos variedades, tampoco lo hay a nivel legal (por lo menos en España). Sin embargo, nosotros sí hemos podido observar diferencias entre ambas variedades y gran parte de la comunidad. La marihuana sativa procede de África y Asia, de las zonas subtropicales y tropicales mientras que la índica procede de las zonas ecuatoriales, como podría ser Jamaica. El cannabis índico es compacto y robusto por lo que los cogollos son más densos y pesados, pero también más aromático. Además, los cogollos crecen juntos en racimos alrededor de los nudos, sin embargo, las sativas crecen en altura mucho más que la otra variedad. También el olor es menos fuerte, lo cual es una ventaja tanto para el cultivo de interior como de exterior, pero sobre todo de interior para no llamar la atención de los vecinos. Respecto a la floración la de la variedad índica es de 45 a 60 días, mientras que las variedades sativas van desde los 60 a 90 días. Como ves, tardan casi el doble en florecer por lo que si tienes cierta prisa será mejor que cultives índica. No obstante, tienes que tener en cuenta que el crecimiento vegetativo en las variedades sativas es menor debido a que en floración duplican su altura.

 

La marihuana sativa proporciona un efecto creativo y enérgico

 

  Sin embargo, al principal diferencia reside en el tamaño y la altura. Las índicas rápidamente ganan altura en la época de la floración, esto se debe que los días en esta clase de zonas permiten una mejor mezcolanza entre las etapas vegetativas y de floración. Por el contrario, las sativas al tener menos horas de luz han distinguido mejor esas dos etapas. Una vez conoces todas las propiedades tanto de la índica como de la sativa te surgirá la pregunta de cuál es mejor de las dos. Tienes que tener en cuenta que no hay una mejor que otra sino necesidades diferentes. Por ejemplo, hay personas que le dan un uso más lúdico a la marihuana, por lo que la marihuana índica no es lo que están buscando. Si estás buscando un efecto reflexivo decántate por la índica, si lo que buscas es pasar un buen rato con los amigos decántate por la sativa, aunque, en principio, hay otras alternativas para conseguir momentos de diversión. Si quieres saber más acerca de las variedades índicas, visita nuestro artículo sobre marihuana índica.

 

Variedades de la marihuana sativa

 

Tienes que tener en cuenta que dentro de la propia sativa existen una amplia gama de variedades, lo cual hace que esta disciplina sea tan rica. No obstante, la mayor parte de las variedades proceden de Tailandia, México y Colombia, también hay que destacar la India. Sin embargo, a la hora de comprar variedades de sativa tienes que tener en cuenta que van a compartir las propiedades fundamentales, es decir, un mayor tiempo para florecer, grandes rendimientos y sobre todo un gran tamaño. Existen multitud de opciones en los bancos de semillas de marihuana donde escoger la variedad que mejor se adapten a nuestros gustos o necesidades. En conclusión, esperamos haberte aclarado las diferencias entre los dos tipos de marihuana que hemos analizado en el artículo. Ten en cuenta que al tratarse de un ser vivo el componente genético es fundamental y a veces se crean subtipos transfronterizos que resulta complicado identificar como de un tipo o de otro.

Te puede interesar

Share This