El cannabis es un psicoactivo que se obtiene de la planta del cáñamo y que tiene como una de sus características el ser una planta que produce tanto flores masculinas como femeninas, pero en plantas diferentes. Es decir, por regla general (ya que existen casos de hermafroditismo), la planta producirá flores macho o flores hembra, pero no las dos a la vez.

Las macho tienen como principal función, por no decir la única, polinizar las plantas hembra, de esta forma se obtienen semillas regulares. No obstante, te estarás preguntando ¿Cómo saber el género de mi planta?

 

¿Cómo saber si tu planta es macho o es hembra?

 

En primer lugar, debes conocer que las plantas macho tienen una función muy específica que es la de polinizar a las flores hembra. Esto no te conviene ya que lo único que obtendrás en tu cosecha serán semillas, por ello debes saber sexar las plantas.

Para esta tarea, a diferencia de otras (como el saber cuándo cortar, que sí necesitas o es recomendable tener un microscopio), no necesitarás de un gran instrumental técnico. Para ello nos será indiferente si cultivamos en interior o en exterior ya que las condiciones ambientales no afectan al sexo de la planta. En nuestro blog, tenemos un artículo que habla sobre ¿Cuándo y cómo cortar las plantas de marihuana?

El sexo es posible averiguarlo antes de que las plantas florezcan ya que las mismas muestran una serie de patrones muy fáciles de averiguar. No obstante, para ello será necesario que hayan alcanzado la madurez sexual. Esto se produce en la quinta semana desde la germinación.

Sexar una planta no es algo complicado y cuenta con la ventaja de que no necesitas un instrumental muy avanzado. Gracias a la observación podremos conocer el sexo de la planta antes de que florezca lo cual es una gran ventaja. Para ello deberemos en la quinta semana (es decir, cuando la planta alcanza la madurez sexual) observar la parte superior de la planta, concretamente el nudo. Debes fijarte en la preflor, en la bolsa que se forma. Si los pelos son blancos es señal inequívoca de que la planta es hembra. Sin embargo, si la preflor, es decir, la bolsita, cuelga nos hallaremos ante un macho.

Lo que debemos observar es la parte superior, es decir, el nudo. Hay que fijarse concretamente en la pre flor, es decir, en la pequeña bolsa que se forma.  Si se pueden observar pelos blancos la planta será hembra, por el contrario, si la pre flor cuelga se trata de una planta de género masculino.

Sin embargo, aunque este método sirva para la mayoría de los casos, las plantas se pueden volver hermafroditas por el estrés sufrido. Para lidiar con este problema y garantizar al 100% el género deberemos sacar un esqueje de cada planta para pasarlo a una zona de cultivo en la que el periodo de luz/oscuridad sea de 12/12. Esto hará que al florecer nos muestren el sexo de cada planta. Recuerda numerar los esquejes no vaya a ser que luego no sepas que esqueje correspondía a cada planta.

 

¿Qué hacer con las plantas macho del cultivo?

 

Los mejores cultivadores lo que hacen es escoger el mejor ejemplar para cruzarlo con las plantas hembra. De esta forma, estamos mejorando la línea genética de nuestras futuras plantas. El mejor indicador es la cantidad de resina, ya que lo normal es que las plantas macho produzcan una cantidad de resina muy baja. Además, apenas contienen THC.

Eso sí, recuerda que debes prevenir la aparición de plantas hermafroditas. El hermafroditismo (la presencia de los dos sexos) se puede deber al estrés o a causas genéticas, si es por estrés puedes evitarlo, sobre todo debes evitar los cambios de temperatura y los cambios en el fotoperiodo. Si quieres saber más sobre este extraño fenómeno, tenemos un artículo que habla sobre el hermafroditismo en las plantas de marihuana.

Otras utilidades posibles son la producción de aceite cannábico, realizar tinturas, cremas de cannabis o mantequilla. Por todo lo dicho, y como habrás podido observar, las plantas macho no son las mejores a la hora de aprovechar los cogollos y fumarlos, no obstante, tienen muchas más utilidades y no conviene desperdiciarlas.

Como último consejo, señalar que si en el cultivo tenéis una planta macho se debe evitar la polinización a toda costa para que no tengas que fumar semillas, lo cual no es para nada agradable. Apártala del resto. Como última recomendación, señalar que no confundáis las plantas macho con las hermafroditas.

Te puede interesar

Share This