A la hora de cultivar en interiores hay que tener en cuenta muchos factores: la temperatura, la humedad relativa, las carencias y los excesos de la planta etc. No obstante, no menos importante es la ventilación de nuestro armario de cultivo. Por si te interesa, hace poco hemos hablado de cómo evitar el olor en el cultivo de marihuana en nuestro blog.

La planta del cannabis, por muy especial que sea, no deja de ser una planta. Por este motivo, para que haya crecimiento vegetativo o simplemente para que la planta pueda sobrevivir resulta necesaria que esta pueda realizar la fotosíntesis.

En la fotosíntesis la planta realiza el proceso contrario a la respiración, es decir, en vez de absorber oxígeno absorbe dióxido de carbono y expulsa oxígeno en vez de CO2. Como puedes observar este proceso provoca cambios en la atmósfera de tu armario por lo que el aire tiene que renovarse, de lo contrario la planta crecerá más lento o en el peor de los casos: morirá.

Pero los ventiladores no solo influyen en el ratio de O2/CO2 sino que también permiten regular la temperatura del armario, así como la humedad del mismo. Si no tuvieses un ventilador el calor de los focos se concentraría pudiendo llegar a la muerte de las plantas por el denominado shock térmico.

Por ejemplo, la humedad suele ser un constante quebradero de cabeza para los cultivadores inexpertos. La humedad relativa en la etapa de floración no debería bajar del 40%, de no ser así la planta sufrirá estrés y el resultado sería una cosecha menor.

Por ello, la ventilación del cultivo es algo fundamental, no obstante, no estás solo: con la ayuda de Begrower podrás tener un ambiente perfectamente ventilado con la humedad y temperatura perfectas.

 

Los extractores de aire son tu mejor aliado

 

Nos encontramos ante uno de nuestros mejores aliados a la hora de contribuir a que la nutrición de la planta del cannabis sea posible. Como señalamos con anterioridad la presencia tanto de O2 como de CO2 en el aire resulta indispensable para que la planta pueda respirar y realizar la fotosíntesis.

A la hora de elegir un extractor hay que tener ciertas cautelas, no hay que elegir el más caro solo porque sea mejor, sino que debe adaptarse a nuestras necesidades. Por ello, debes calcular primero el volumen de aire de tu armario de cultivo. Esto lo puedes hacer viendo las indicaciones que te proporcionó el fabricante en el manual de instrucciones o en la caja del producto.

Una vez hayas calculado el volumen tienes que conocer la potencia del extractor, es decir, cuántos metros cúbicos de aire puede extraer en una hora. Esto también te lo indicará el fabricante. Una vez sepas estos datos debes elegir aquel extractor que sea capaz de desalojar todo el aire de tu armario en un minuto y medio. Para ello solo tienes que dividir lo que extrae por hora el ventilador entre 40. No es una operación muy complicada.

Ten en cuenta que puede que necesites un poco más de potencia para hacer frente a las variaciones agresivas que se produzcan en tu micro clima. Por ejemplo, si de repente sube mucho la humedad será mejor que tengas un extractor potente que te permite corregir rápidamente los desequilibrios.

También debes tener en cuenta la potencia de las lámparas que utilices. Por ejemplo, si el foco es potente el extractor deberá también serlo, de lo contrario el foco prevalecerá y la temperatura siempre será elevada en el armario de cultivo. Somos conscientes de que la tarea de abastecerse con todo lo necesario para comenzar con un cultivo de interior no es nada fácil, por lo que os dejamos un artículo que os puede interesar y dónde explicamos todo acerca de la iluminación en el cultivo de indoor.

A la hora de elegir puedes optar entre los insonorizados como el Extractor caja madera insonorizada Plus u otros más simples como el extractor CAN RK. Para decidir tienes que responder a esta pregunta ¿Voy a dormir cerca del armario de cultivo? Si la respuesta es sí te conviene tener uno insonorizado ya que de esta manera podrás dormir tranquilamente. Que tu cultivo no te quite el sueño. Sin embargo, si lo vas a tener en una zona apartada de la casa no debería ser problema alguno, eso sí procura no molestar a los vecinos con el ruido del extractor.

También conviene hacerse con un extractor de varias velocidades para poder reaccionar de forma más rápida a las inclemencias del micro clima de nuestro armario. Este es el caso, por ejemplo, del Extractor Max-Fan de 3 velocidades, el cual sin duda es una buena compra para aquellos que quieran tener capacidad de reacción.

 

El intractor está pensado para plantaciones medias y grandes

 

Si tu armario de cultivo es pequeño comprar un intractor es tirar el dinero, pero si es media o grande no comprarlo es tirar por la borda tu cosecha. Hay que saber encontrar el equilibrio. Seguramente te estés preguntando por qué para plantaciones pequeñas solo con un extractor vale y por qué en las medias esto ya no sirve, no hablemos ya de las grandes.

La solución es sencilla, en espacios pequeños la diferencia de presión hace que entre nuevo aire y por ende, el reemplazo sea natural. Sin embargo, en superficies mayores ya no es tan sencillo. No obstante, los intractores se pueden utilizar para traer aire desde otra habitación. Esto es útil, por ejemplo, si la otra habitación cuenta con una ventana y la del armario no.

Además, puedes controlar la presión causada por la acción del extractor. Esta presión hace que las paredes se bombeen hacia dentro lo que provoca que se pierda espacio que podríamos estar empleando en poner un par de plantas más.

Tienes que tener en cuenta que la potencia del intractor siempre deberá ser menor que la del extractor. Una ventaja de los intractores es que no resultan caros, por lo que la inversión es asequible.

No obstante, antes de pasar al siguiente punto queremos darte un pequeño consejo acerca de todo el tema de la insonorización, ya que si tu casa es pequeña el extractor y el intractor pueden convertirla en un auténtico infierno.

No es bueno para la salud de nadie, ni la tuya ni la de tus vecinos, el sufrir los efectos de la contaminación acústica, te pueden afectar severamente a la salud mental, provocando problemas tan graves como un insomnio crónico. Por ello, luchar contra el ruido debe ser una de nuestra prioridades.

Para ello deberemos aislar el extractor mediante alguna manta o edredón para que no suene tanto, eso sí respetando la ventilación del mismo para que no se sobrecaliente. También conviene utilizar filtros antiolor carbón ya que reducirán el nivel de ruido del armario. Pero, sin duda, nuestro mejor aliado serán los conductos de aire insonorizados los cuales reducirán bastante el ruido.

 

Los ventiladores son la opción más barata

 

Los ventiladores también resultan ser una pieza clave para permitir el proceso de respiración y fotosíntesis de la planta. No obstante, los mejores modelos son los oscilantes ya que imitan a la perfección las condiciones del medio natural, es decir, que no producen prácticamente estrés a la planta.

Es el caso del ventilador de pinza oscilante Cyclone, el cual permite que la refrigeración sea casi total a un precio desde luego muy económico. Una de las principales preguntas a las que se enfrenta todo cultivador de marihuana novel es a si su cultivo le va a salir rentable o no. Muchas personas creen que no por la experiencia primeriza de otros cultivadores que han invertido mal y han hecho acopio de productos demasiado caros para lo que realmente necesitaban. No te vamos a engañar cuánto más dinero inviertas mejor será la refrigeración y la ventilación pero no hace falta gastar 3000 euros para obtener un buen equipo. De hecho, muchas veces menos es más. De nada te sirve tener un ventilador de 300 euros si solo vas a plantar dos plantas al año. Habrás malgastado tu dinero.

No obstante, esto no significa que no te hagas con un equipo de calidad. Por ejemplo, el ventilador Multifan Turbo Cornwall tiene un calidad excelente y no supera los 25 euros de precio.

También conviene señalar que en nuestra grow shop online tenemos muchos modelos y tamaños que se adaptarán a lo que necesitas. Consideramos que una compra inteligente es aquella que se basa en la necesidad, no en el capricho, pero no cualquier necesidad sino una racional la cual te permita satisfacer la necesidad sin gastar de más.

 

Tipos de ventilador para el cultivo

 

  • Los ventiladores de pinza oscilante son potentes a pesar de su tamaño y si tu armario no es grande cubrirán prácticamente casi todo el área de cultivo.
  • También existen los ventiladores de pie, ideales para interiores, los cuales son más potentes incluso que los de pinza. La ventaja es que con este tipo de ventiladores las plantas crecerán bien y tendrán una muy buena tasa de absorción del agua. Es el caso del ventilador de pie SuperGrower.
  • Los ventiladores de suelo son una excelente solución si tus plantas son lo suficientemente altas. De esta forma, podremos dirigir el aire hacia donde queramos para lograr que no se formen bolsas de aire húmedo, lo cual podría provocar la aparición de ciertos hongos.

Cómo ves el mundo de los ventiladores es bastante extenso y no solo hay que conformarse con lo primero que encuentres, sino que hay que realizar un análisis exhaustivo de tus necesidades. Si sabemos cubrir bien las necesidades de nuestra planta que no te extrañe que al fin de la etapa de cultivo alcances una cosecha excelente y abundante.

No obstante, los ventiladores no solo mueven el aire sino que también pueden realizar otras funciones como humidificar el ambiente. En Begrower hemos realizado una selección de los mejores ventiladores del mercado en los que incluimos ventiladores con humidificador. Sin embargo, puede ocurrir que estos no sean la solución idónea si tu área de cultivo es excesivamente grande.

 

¿Qué tipo de ventilador me conviene más?

 

Es importante no equivocarse con el ventilador ya que de él dependerá una buena parte de los resultados de nuestra cosecha. El ventilador permite que se hagan más fuertes los tallos. Esto permitirá que la planta no se rompa cuando tenga que soportar el peso de todos los cogollos en el periodo final de la floración. Además, permite que se renueve el aire lo cual es necesario para que la planta realice sus intercambios gaseosos. Permite que la humedad relativa esté en el punto óptimo lo cual impide la aparición de hongos como el moho negro.

No tienes que pensar que por tener un extractor ya no necesitas un ventilador, sino sufrirás los problemas de la estratificación del aire. El aire en su recorrido se suele concentrar y quedar inmóvil en determinados puntos ya que va hacia las zonas más calurosas. Por ello, puede ocurrir que el extractor no remueva del todo el aire y este se estratifique. Añadiendo un ventilador no tendremos este problema ya que no se formarán bolsas de aire al estar este mismo en constante movimiento como ocurre en los cultivos de exterior.

Recuerda además que la ventilación debe ser un ciclo continuo sobre todo cuando el foco se encuentra encendido, ya que el calor que desprende el mismo es bastante elevado. Pero muchos ignoran que el ciclo debe continuar cuando esta se encuentra pagada ya que sino las plantas no podrán respirar de forma adecuada.

Por ello, no hay que parar la ventilación durante un intervalo horario muy grande ya que si no nos estaremos arriesgando a que el aire no se renueve y por ende, la planta del cannabis no pueda respirar de forma adecuada.

En conclusión, hay diversos dispositivos que nos permitirán regular las condiciones ambientales de nuestro cultivo. No pienses que son incompatibles estos mismos ya que tener un extractor y un ventilador hace que la ventilación sea aún mejor. Para poner todos estos consejos en práctica, puede interesarte leer acerca de los armarios de cultivo interior. De esta forma, ya podrás comenzar con tu cultivo.

Aun así compra siempre de forma responsable, atendiendo a lo que necesitas y no por capricho. No por gastar más tu cosecha va a ser mejor, pero si gastas bien estamos seguros de que tu cosecha si será mejor. En Begrower, hemos realizado una selección de los mejores productos de ventilación ¡Visítala ya!

 

Te puede interesar

Share This