A la hora de cultivar en interior conviene hacer todo lo posible para maximizar la producción. Esto se debe a dos factores:

  • En primer lugar, se ha de optimizar el reducido espacio con el que contamos ya que, normalmente, se suele cultivar en pisos y el espacio no sobra.
  • En segundo lugar, teniendo en cuenta el gasto tan grande que supone el agua y la electricidad debemos de ser cautos y saber aprovechar de forma adecuada estos productos.

Por estos motivos, consideramos que si cultivas en interior debes conocer el sistema SCROG, siglas de “screen of green”. Este sistema se fundamenta en la idea de lograr la máxima producción posible en interior a través de potenciar el crecimiento mediante una red o malla. No obstante, estamo seguros de que también has oído hablar del sistema SOG, así que lo más seguro es que te estés preguntando cuáles son las diferencias entre cada uno de ellos y cuál te conviene más para tu producción.

 

 

Diferencia entre cultivo SCROG y SOG

 

El cultivo SOG, siglas de “see of green”, se fundamenta en el hecho de tener muchas plantas por metro cuadrado, es decir, que aprovechamos bien el espacio y para que esto sea posible solo se les da unos pocos días antes de inducir su floración. Por este motivo, las plantas tienen pocas ramas laterales (no les da tiempo a desarrollarse) y el crecimiento hacia arriba es limitado también. Normalmente, este sistema es utilizado por los cultivadores comerciales para sacar la mayor cosecha posible con la mayor cantidad de plantas que se puedan introducir en el espacio de cultivo que dispongan.

Sin embargo, el cultivo de marihuana SCROG se fundamenta en aprovechar todo el espacio de la zona de cultivo con un número pequeño de plantas. A continuación, simplemente tenemos que ir enredando la planta en la red o malla a medida que la punta de las ramas supere su altura y continuar con este proceso hasta la mitad de la floración. Esta técnica nos permite que las plantas desarrollen sus ramas laterales con mayor vigor y obtengamos grandes cogollos en cada una de sus ramas. Es importante decir que se recomienda una buena limpieza de las zonas bajas del cultivo para asegurar un buen desarrollo vegetativo y floral. También, este tipo de técnica está pensada para variedades sativas gracias a su poderoso y vigoroso crecimiento tanto en el periodo vegetativo, como en la floración. Si quieres conocer más a fondo este tipo de variedad del cannabis, visita otro de nuestros artículos hablando sobre la marihuana sativa.

 

¿Cómo cultivar marihuana usando SCROG?

 

Para llevar a cabo este tipo de cultivo es necesario no tener un gran número de plantas. Si el número de plantas es elevado lo mejor será utilizar SOG. Por este motivo, deberás tener entre 1 a 5 plantas en una superficie de 1 metro cuadrado.

El sistema es muy sencillo de implantar; lo único que tendremos que hacer es instalar una rejilla o malla a 20 centímetros de las macetas. Cuando estas crezcan deberemos atarlas y enrededar en la malla para que no crezcan más de la altura deseada. Este sistema puede parecer algo primitivo pero resulta ser muy eficaz.

Una vez hayamos completado el 60% de la superficie de la malla deberemos cesar. Para parar el proceso de crecimiento vegetativo deberemos cambiar el fotoperiodo a 12/12 con el fin de que comience el proceso de floración. ¿Por qué dejamos el 40% del espacio libre? Muy sencillo, durante el periodo de floración la planta crece más y así terminará de completar toda la malla.

Con este sistema ganamos homogeneidad ya que las flores estarán a la misma altura de la luz. Posible problema: si no regulas bien la altura del foco puede ser que quemes todas las plantas a la vez al no estar a alturas diferentes. Esto se soluciona teniendo un poco de cuidado, es decir, no es algo que ocurra normalmente.

Respecto al periodo de floración no resulta necesario ninguna clase de cuidado especial, ya que no hay ninguna peculiaridad que tomar en cuenta. Como hemos señalado, resulta necesario este tipo de cultivos en la variedad sativa, ya que si has cultivado te habrás dado cuenta de que el crecimiento es vertiginoso y difícil de controlar. No obstante, la malla nos permite un absoluto control sobre el crecimiento vegetativo. En cambio, en variedades índicas hay que tener en cuenta que no resulta tan necesario y además el crecimiento no es tan desmesurado por lo que no deberemos dejar tanto espacio en la malla antes de empezar la floración cambiando el fotoperiodo. 

 

Las ventajas

 

  • No resulta necesario un gran mantenimiento, por lo que es apto para aquellos cultivadores que no tengan mucho tiempo para dedicarlo al cultivo.
  • No se necesitan tantas semillas de marihuana, por lo que se produce un buen ahorro de dinero.
  • Además, puedes utilizar tanto semillas como esquejes, resulta indiferente.

 

Las desventajas

 

  • El proceso de montaje de la rejilla debe ser realizado de forma cuidadosa, tienes que tener en cuenta que de que esté bien montada resulta que el cultivo salga bien o mal. Si lo montas mal lo más probable es que no obtengas buenos resultados.
  • No es apropiado para la variedad índica. Esto en sí no es una desventaja, pero tienes que tenerlo en cuenta. Por ejemplo, lo más seguro es que si lo utilices en índica estés perdiendo un tiempo que perfectamente podrías estar aprovechando en realizar otras cosas.
  • Además, es más lento que otros métodos como el SOG. No obstante, si tienes curiosidad por esta tecnica, puedes consultar nuestro artículo sobre el cultivo de marihuana en SOG.

 

Principalmente, la desventaja que más te costará vencer es la de que tienes que realizar un gran esfuerzo a la hora de ir enredando las plantas de marihuana. Es un proceso lento y tedioso a no ser que tengas un gran amor por el arte del cultivo de marihuana, no obstante, para el principiante suele ser un proceso con más dificultad.

Eso sí, tienes que ponderar las ventajas que te ofrece este sistema, como, por ejemplo la no necesidad de comprar tantas semillas o el poder usar de manera indistinta semillas o esquejes.

En conclusión, este sistema de cultivo es ideal tanto para principiantes como para cultivadores expertos. No obstante, tienes que tener en cuenta que puede resultar un poco tediosos el tener que enredar las plantas, sin embargo, una vez obtengas los resultados agradecerás haber realizado todo el proceso, no te arrepentirás. Recuerda, que como recomendación, antes de iniciar cualquier tipo de cultivo te informes de la situación legal del cultivo de cannabis en tu país, ya que podrías estar cometiendo un delito de narcotráfico. Por este motivo, conviene ser cauto y a pesar de que la ley nos favorezca tener cuidado con los vecinos, ya que se pueden llegar a poner realmente molestos.

Te puede interesar

Share This