¿No encuentras lo que buscas? ¡Ayudame Bobi!
Saltar al contenido

El lavado de raíz

19 octubre, 2017

Uno de los motivos por lo que la marihuana es tan popular en el planeta Tierra es el hecho de que goza de un sabor y unos olores únicos. De hecho, cuando pasas por una plantación no puedes sino asombrarte de lo bien que huele y de lo característico del olor. Por este motivo, la planta tiene un sabor inconfundible y muy valorado entre los entendidos del mundillo.

La marihuana, a pesar de ser una sustancia psicoactiva, no solo engancha a sus consumidores por estos efectos sino que son muchos los que disfrutar verdaderamente su sabor. Eso sí, conviene matizar que como toda droga se ha de consumir de forma responsable y no alentar a los menores a que la consuman. Podríamos decir que hay un cierto símil entre el alcohol y la hierba. Desde luego que a todo el mundo le gusta el efecto que produce el alcohol en el cuerpo, pero también es cierto que son muchos los que no buscan emborracharse sino paladear las diferentes tonalidades y sabores de un buen vino.

Esto también sucede en el mundo de la marihuana. Es cierto que mucha gente solo busca el colocón y el sentirse hipnotizado por el THC, pero también son muchos los que la degustan con un cariz más gourmet, por disfrutar del sabor de la misma en las papilas gustativas.

Por este motivo, si de verdad disfrutas del sabor de la marihuana el lavado de raíz no te puede ser desconocido. De hecho, todo cultivador que se precie ha de lavar la raíz de las plantas del cannabis. De lo contrario no podrá disfrutar bien de la experiencia y habrá perdido mucha de la calidad de la cosecha.

 

¿Qué es el lavado de raíz?

 

Una de las preguntas más frecuentes de los que se inician en el mundo del cultivo de cannabis para autoconsumo es por qué el sabor de sus primeras cosechas es tan desagradable o desalentador.

Esto no es algo que deba preocuparte ya que la solución es muy sencilla: el lavado de raíz. No obstante, en primer lugar, conviene verificar si el mal sabor es porque no has lavado bien la raíz o porque no has realizado el cultivo de la forma que se merece.

Tienes que tener en cuenta que la planta que estamos cultivando sobre todo es exigente. No estamos hablando de una amapola o de unos tomates, sino de una planta que requiere de una gran dedicación y que sufre mucho con el estrés.

Es de justicia que seas sincero contigo mismo y te preguntes si has realizado bien o no las cosas, ya que un mal sabor puede deberse a muchas causas y por ello, debes saber identificarlas.

Uno de los peores enemigos de las plantas es el estrés. Por ejemplo, si has quemado en alguna ocasión las plantas las has estresado. Este es un pequeño fallo, pero es que la acumulación de errores puede dar lugar a un muy mal sabor. También tienes que aplicar la lógica de la ciencia médica humana a la vegetal. ¿Verdad que te estresarías si tomando el Sol te quemas toda la espalda? A las plantas les sucede lo mismo, no creas que por ser un vegetal no sienten lo mismo que nosotros ante las enfermedades y las plagas. Otra posible causa, hablando de las plagas, puede ser que parte de la planta haya sido fagocitada por gusanos. De nuevo, un estresor muy potente que influirá en el sabor de tu plantación. En nuestro blog somos conscientes de este tipo de inconvenientes, por eso, hemos elaborado una elaborada entrada sobre los problemas de plagas y enfermedades en el cultivo de marihuana.

Una vez que has comprobado que has hecho todo de forma correcta tienes que dar el segundo paso: el lavado de raíz.

 

¿Para qué sirve el lavado de raíz?

 

Hay que tener en cuenta, sobre todo si has usado un sustrato inerte, que lo más seguro es que durante el proceso de cultivo hayas usado abonos. Esto no es algo malo, todo lo contrario es lo mejor que puedes hacer, pero si hay que tener en cuenta que tus plantas se encuentran muy bien alimentadas. Que las plantas estén bien nutridas implica el hecho de que lo más probable es que en el momento de cortarlas todavía conserven nutrientes, como sales minerales, en su interior. El problema que generan estos nutrientes es que dificultan que la planta se pueda quemar y por ende, fumar. No obstante, el problema no es solo de combustión sino que además tienes que saber que la planta sabrá peor y te producirá una gran irritación en la garganta. Esto no es algo para nada bueno, por lo que hay que solucionarlo.

Por ello, una de las mejores formas de observar si tu planta tiene o no exceso de nutrientes es el hecho de comprobar si antes de la cosecha las hojas son demasiado verdes, es decir, que hay un exceso de clorofila. Recuerda que es la clorofila la que le da el color verde a las plantas del cannabis y a todas las plantas en general. Por ello, para limpiar estos nutrientes haremos el lavado de raíz.

 

¿Cómo hacer un lavado de raíz?

 

El lavado de raíz, por todo lo que hemos explicado, resulta fundamental para que nuestra planta tenga un buen sabor y olor. Por ello, en este apartado te vamos a enseñar todos los trucos a la hora de hacer un buen lavado de raíz.

El lavado es un proceso muy sencillo y únicamente consiste en aportar agua al sustrato con el fin de eliminar los nutrientes del mismo. Para ello, la práctica nos indica que hay que echar por lo menos el triple de agua que capacidad de la misma tenga la maceta. Eso sí, esto es una estimación por lo que conviene ser prudente y analizar el estado del suelo antes de seguir vertiendo agua.

También hay que analizar otros factores, como, por ejemplo, la cantidad de abonado que hemos utilizado en el proceso de cultivo. Si hemos abonado con frecuencia, eso sí siempre sin llegar a provocar excesos a la planta, el lavado de raíz deberá ser más profundo y ejecutarse con mayor delicadeza y paciencia. Si el fertilizado ha sido más pobre no necesitaremos tanta agua ya que habrá que limpiar menos nutrientes. Como ves es un proceso relativo que hay que hacer con cuidado.

Otra precaución que debemos tener es el agua que empleemos. Nuestro objetivo siempre va a ser eliminar los nutrientes del sustrato, no aportar más. Esto puede ser un problema si el agua que empleamos, es decir, la del grifo, está muy mineralizada. Por ello, conviene que sepamos el EC de la misma. En caso de que sea muy alto deberemos comprar agua de mineralización baja. Se que esto puede ser un fastidio ya que tendremos que gastar algo de dinero, pero siempre será mejor que una cosecha de mal sabor ¿No crees? Por estos motivos, el lavado de raíz es de vital importancia si lo que queremos es tener un buen sabor en nuestras plantas.

Cuando hayamos logrado nuestro objetivo, es decir, cuando hayamos limpiado bien tanto la raíz como el sustrato debemos ver como nuestra planta ha reaccionado. La reacción será muy sencilla y es que la planta buscará a toda costa equilibrar las concentraciones propias de sales minerales y nutrientes con las del sustrato, el cual como se ha limpiado carece de ellas.

De esta forma, lo que lograremos es que la planta evacúe gran parte de los nutrientes para lograr este equilibrio que nosotros estamos buscando. No obstante, si bien es cierto que el lavado de raíz no es algo caro siempre con unos pequeños trucos podemos evitar realizarlo.

Por ejemplo, una de las cosas que debemos conocer es que hemos de nutrir de forma creciente a la planta en sus primeros estadios hasta que alcanza el techo de necesidad de nutrientes. Una vez alcance este techo debemos de ir decreciendo el número de nutrientes aportado para que al final no haya que hacer un lavado, o que si hay que hacerlo este sea residual, anecdótico. Por ello, uno de los mejores consejos que te podemos dar es que vayas controlando el EC durante todo el proceso de cultivo con el fin de ahorrarte este último paso. Además, si el agua de tu grifo es muy alta en sales minerales deberás hacerlo con agua embotellada y saldrá mucho más caro el lavado.

¿Qué hay que hacer después del lavado de raíz?

 

Una vez hemos realizado el lavado prácticamente habremos acabado con todas las funciones del cuidado de la planta que se nos habían encomendado. No obstante, hay que seguir con una serie de precauciones como, por ejemplo, regar si el sustrato se seca. Eso sí, nunca hay que abonar o usar agua con altos niveles de EC, ya que de lo contrario todo nuestro trabajo en el lavado no habrá servido de nada.

No obstante, si hemos hecho un lavado de raíz porque nos hemos pasado abonando si conviene regar con un poco de abono para posteriormente seguir cultivando con total normalidad.

Respecto a la obligatoriedad de realizar un lavado de raíces es un tema espinosos, ya que hay tanto partidarios de un lado como de otro. Si bien es cierto el lavado de raíz no es algo necesario si se realizan las cosas bien. No obstante, tienes que tener en cuenta que es que hacer las cosas bien significa hacerlas a la perfección, es decir, sin cometer casi ningún fallo, por lo que el lavado es más una medida preventiva que obligatoria.

Si eres principiante no pierdes nada por lavar las raíces ya que además aprenderás cómo hacerlo y quieras que no es un conocimiento que siempre te puede venir bien. Es como sexar las plantas, no es algo necesario pero siempre viene bien saberlo.

Además, si de verdad amas el cultivo siempre querrás saberlo todo de él y no quedarte simplemente en lo básico para tener una cosecha decente. SI quieres saber solo lo básico quizás este no sea tu blog. También tienes que conocer que este método se ha ido perfeccionando con el paso de los años por lo que apenas tiene riesgo, así que no vas a perder nada por probar.

El único inconveniente que puede tener realizar el lavado es que es un gasto más, tienes que gastar dinero en agua lo cual puede fastidiar un poco, pero resulta necesario en determinadas ocasiones y puede ser la diferencia entre una cosecha pobre y una cosecha de calidad. Por todos estos motivos, consideramos desde Begrower que casi siempre resulta conveniente realizar un lavado de raíz, eso sí bien hecho.

El lavado de raíz permitirá a tus plantas no presentar excesos de nutrientes lo cual es muy común en las plantaciones de gente inexperta. El origen de este problema es que el cannabis es una planta exigente en recursos, lo cual  no significa que debas utilizar el fertilizante todos los días. No obstante, este error lo cometen muchos iniciados que por querer mimar la planta de más se dedican a nutrirla y a nutrirla, lo cual es fatal. De hecho, en nuestro blog ya hemos tratado los peligros de los excesos. Los excesos se producen cuando nutres de más la planta de la marihuana y por ende, esta sufre una serie de desequilibrios internos que pueden llegar a producir su muerte. Si quieres saber más acerca de esto, puedes leer este artículo de carencias y excesos en el cultivo de marihuana, donde te ayudamos a prevenirlo.

Como ves, el sobre alimentar las plantas es un gesto de buena fe, no es un error intencionado. Por ello, conviene corregirlo con un lavado de raíces.

En conclusión, el lavado resulta necesario para que las plantas tengan un buen sabor que las diferencia del resto de cosechas pobres que suelen realizar los principiantes. El olor y el sabor de la marihuana no se deberían perder por un fallo tan tonto y de novato como el no limpiar las raíces. Por este motivo, te recomendamos que pruebes este método con el fin de que aumentes la calidad de tu cosecha. Si lo piensas fríamente es un paso que apenas lleva tiempo y recursos y que te puede dar muchas alegrías.

Si las hojas están demasiado verdes o has observado que te has pasado al fertilizar es la hora de realizar un buen lavado. Eso sí, si lo haces en interior procura hacerlo en la bañera o en la ducha ya que vas a mover muchas cantidades de agua y no hay ningún motivo que conozcamos para que calar el techo de tu vecino sea una buena noticia.

En exterior ten cuidado con el EC del agua que sale de tu manguera no vaya a ser que no estés lavando, sino enriqueciendo el sustrato, por lo que mídelo antes de empezar a regar.

 

El lavado de raíz
4.8 (96%) 5 votes

Te puede interesar