¿No encuentras lo que buscas? ¡Ayudame Bobi!
Saltar al contenido

Cultivo exterior de marihuana fuera de temporada

18 octubre, 2017

Uno de los mayores hándicaps a los que se enfrenta el cultivador de marihuana novel es a la eterna pregunta de si es posible cultivar fuera de temporada en el exterior. Esta pregunta no es fácil de responder, y, normalmente, la gente antes de realizar averiguaciones por su cuenta prefiere decantarse por el cultivo de marihuana de interior.

Las ventajas del cultivo de interior son de sobra conocidas, siendo su referente el poder cultivar cuando quieras, independientemente de la estación del año que sea. No obstante, también tiene muchas desventajas como la subida en el consumo de la luz por el cual puedes tener ciertos problemas. Si quieres saber todo acerca de esta técnica, hablamos de ello en el blog en una guía sobre el cultivo de interior 2018.

Además, siempre tienes que tener en cuenta la climatología de tu país. Por ejemplo, en España en ciertas zonas es posible cultivar dos veces al año, concretamente, en otoño y en primavera. Sin embargo, uno de los problemas del cultivo de exterior extemporáneo es que en el momento en el que llueve las plantas empiezan a florecer, es más, desde que las sacamos ya empiezan a florecer. Por ello, lo mejor es cultivarlas en interior durante un tiempo antes de proceder a sacarlas al jardín. También debemos de protegerlas del frío y de la lluvia, por lo que si tienes un invernadero puede ser lo ideal.

Además, la opción del invernadero es económica ya que una inversión pequeña en fluorescentes puede ser de mucha utilidad en el futuro de la planta. De hecho, los grandes cultivadores prefieren hacer la primera etapa en interior para posteriormente sacarlas al exterior para así obtener el máximo rendimiento.

No obstante, tenemos que advertir que hay que tener cuidado tanto en la etapa de cultivo de interior como en la etapa de cultivo de exterior. En la primera fase, resulta fundamental controlar el consumo eléctrico, ya que cuando las compañías eléctricas detectan un pico inusual de consumo en electricidad, reportan esta información a las autoridades (depende del país en el que estés). En segundo lugar, tienes que tener en cuenta que cultivando en el exterior no solamente te arriesgas a que tus vecinos te descubran, sino a que te roben las plantas. Es muy habitual, sobre todo en las personas que cultivan en el jardín del chalé, que entren a robar. Por lo tanto, hay que adoptar ciertas medidas de seguridad pasivas, basadas fundamentalmente en ocultar todo lo posible las plantas.

Un invernadero puede ser una buena opción, ya que además de permitir el cultivo y fomentarlo, oculta las plantas. No obstante, para que el invernadero sea una opción atractiva y económica, recomendamos hacerlo lo más básico posible, ya sea con cañas o con barras de metal. Si esta opción es inviable, recomendamos encarecidamente que las plantas no estén en expuestas al viento de forma excesiva y que las mismas se encuentren orientadas hacia la luz solar.

A la hora de distribuir las diferentes etapas de cultivo, la fase vegetativa será la que realizaremos en el interior. Como ya hemos dicho, esto es así para evitar que las plantas florezcan nada más sacarlas. De esta manera podrán crecer fuertes, tendrán una buena raíz y ya estarán listas para florecer en el momento en que las saques.

El cultivo de interior no se diferencia en nada del proceso ordinario de cultivo de interior, por lo que te recomendamos que leas nuestra guía acerca de cómo hacerlo correctamente, siguiendo nuestras recomendaciones acerca del fotoperiodo. Si bien es cierto que la planta puede crecer con sustitutivos del agua, nunca podrá hacerlo con sustitutivos de la luz.

No obstante, uno de los mayores peligros de esta técnica es la revegetación. Tienes que tener en cuenta que la planta de la marihuana es anual, es decir, que nace, crece y muere cuando la temporada finaliza. Por ello, y como estos ciclos vienen marcados por el fotoperiodo, si en interior estás cultivando con tiempos diferentes de los que se dan en el exterior, cuando saques la planta puede producirse este fenómeno, que es especialmente peligroso en las variedades autoflorecientes. Para evitar este peligro lo mejor es marcarse una fecha tope para la cosecha. Sin embargo, en otoño no suele existir este peligro, porque el fotoperiodo es constante.

Una opción que también resulta bastante económica es la de las semillas automáticas de las que hablábamos antes, las cuales se han de plantar directamente en el exterior entre los meses de febrero y marzo para la cosecha de primavera, y a mediados de agosto para la cosecha de la temporada de otoño, teniendo siempre la precaución de que el lugar sea lo suficientemente soleado. De esta manera nos ahorraremos el cultivarlas previamente en el interior.

El cultivo de cannabis en primavera

A la hora de cultivar clones en primavera, tienes que tener en cuenta que la fecha crítica es la segunda quincena de mayo, ya que existe el peligro de la revegetación. Por ello los cultivadores expertos escogen el mes de junio para comenzar a cultivar los clones o esquejes. De esta manera siempre crecerán en vez de florecer.

Resulta muy importante que, como hemos dicho anteriormente, fijemos una fecha para la cosecha (con el fin de evitar la revegetación), siendo la óptima la segunda quincena de mayo. También tienes que tener en cuenta que, si cultivas en interior y posteriormente realizas el trasplante al exterior, debes tener mucho cuidado en el mismo, ya que es un momento bastante crítico. Por esta razón debes estimular el crecimiento de las raíces de la planta por medio de fertilizantes. Normalmente estos fertilizantes tienen un fuerte componente de nitrógeno, por lo que tienes que cuidar que no se produzcan excesos. Una vez hayas colocado las plantas en el invernadero, la única precaución que hay que tener es la de controlar las condiciones ambientales y las condiciones del sustrato, de tal suerte que estas sean las óptimas, es decir, sin carencias y sin excesos.

 

El cultivo de marihuana en otoño

Tanto el cultivo en primavera como el cultivo en otoño comparten bastantes semejanzas, pero no son del todo iguales. Existen ciertas diferencias. La principal diferencia entre ambas es la fecha de la cosecha; mientras que, en primavera, advertimos la necesidad de poner el límite en el mes de mayo, en otoño no existe dicho límite. Esto se debe a la singularidad del fotoperiodo. En otoño este es constante, por lo que es apto para dotar a la marihuana de la necesaria luz solar hasta, incluso, la primavera siguiente. No obstante, siempre hay que cuidar a las plantas de las inclemencias del invierno.

El invierno es una estación es una estación especialmente dura, pero nuestro mayor enemigo siempre será el granizo, especialmente en localidades de elevada altitud respecto del nivel del mar. El granizo siempre ha sido el mayor enemigo de todo cultivador por sus temibles efectos sobre las plantas. Estos efectos son totalmente destructivos y pueden llegar a arruinar toda la cosecha. Por ello conviene reforzar la parte superior del invernadero durante esta época, y en caso de que no fuera suficiente, poner las plantas en macetas, aunque ello limite su crecimiento. Ello nos permitirá desplazarlas al interior en el momento en que comience la granizada, y así podremos salvar en la medida de lo posible la cosecha.  

Otra recomendación para salvaguardar la vida de nuestras plantas de los efectos de la climatología es emplear plásticos en nuestro invernadero. Una posibilidad que nos dará un extra es emplear contenedores negros, ya que el color negro absorbe la radiación solar de mejor manera que cualquier otro color. Aislar las macetas del suelo también es una opción muy recomendable, pero como puedes observar, nuestro principal enemigo será siempre el frío con sus más que posibles heladas y el granizo.

Tienes que tener en cuenta que, gracias a estos consejos podrás tener hasta tres cosechas de cannabis a lo largo de un año, lo cual es bastante mejor que una sola. Además, una de las peculiaridades de cultivar fuera de temporada es que los ladrones no están tan pendientes, por lo que el riesgo de hurto será considerablemente menor.

Cabe señalar también que todos estos consejos están pensados para España, teniendo en cuenta la climatología, factores medioambientales y los rasgos peculiares generales del país, por lo que si resides o vives en un continente o país en el que el mes de verano corresponde a los meses de diciembre y enero, esto es, a los más fríos, estas recomendaciones puede que no te sirvan. No obstante, consejos como emplear un invernadero, emplear contenedores negros, aislar las macetas del suelo, etc., siempre te serán útiles, vivas en el país que vivas.

También debes tener en cuenta que no todo son ventajas; por ejemplo, los clones o esquejes no crecerán tanto y las automáticas no lograrán los mismos resultados. Además, se producen cambios en el fenotipo de la planta. Sin embargo, consideramos que estos inconvenientes no son tan grandes como para desechar todas las ventajas que tiene cultivar fuera de temporada. Además, estos cambios en el fenotipo nos permitirán realizar concentrados de hachís, ya que la concentración es mucho menor. Si te ha gustado este artículo, te recomendamos visitar este otro sobre cómo combatir el clima hostil en el cannabis.

En conclusión, esta es una de las mejores maneras de evitar la principal desventaja del cultivo exterior, es decir, el poder cosechar solo una vez al año. Si sigues todas nuestras recomendaciones y te ajustas a pie de la letra a nuestros consejos, en principio, no tendrías que tener ningún tipo de problema. Pero ten cuidado con todo lo referente a los temas legales; infórmate bien de si es o no legal el cultivo de marihuana en tu zona, ya que, de no serlo, podrías estar cometiendo un delito de narcotráfico, cuyas penas son actualmente bastante elevadas. No obstante, si está permitido, podrás mejorar tu cosecha y cultivar prácticamente en casi todas las épocas del año.

Cultivo exterior de marihuana fuera de temporada
5 (100%) 5 votes

Te puede interesar