En esta ocasión queremos dejaros dos consejos en uno: una breve explicación sobre cómo podemos quitar el molesto sabor a clorofila de nuestras apreciadas cannarecetas utilizando la técnica de curado en agua; y, la sencilla técnica en sí, que aprovechamos a presentaros paso por paso por si aun no la conocéis.

 

Curado de marihuana en agua

 

El curado de marihuana en agua es un proceso alternativo al curado de toda la vida en bote o recipiente. Sirve para eliminar sustancias no deseadas o sabores desagradables como el sabor a “verde” característico de la clorofila presente en el cannabis. El proceso consiste básicamente en sumergir completamente nuestra marihuana en agua a temperatura ambiente, entre 18 y 24 grados, durante un periodo de 3 a 7 días. Además, es aconsejable realizar varios cambios de ese agua de curado, una vez al día como mínimo. El secado final se realiza de manera habitual durante el tiempo necesario para terminar el proceso. Podemos ir comprobando el estado de la marihuana pasadas unas horas e ir viendo cuanto tiempo necesitará, dependiendo también como siempre, de la temperatura y humedad presentes en el ambiente.

Como todo, esta forma de curado tiene ventajas y desventajas. Os las contamos.

 

Ventajas del curado de marihuana en agua

 

Utilizando esta técnica, conseguiremos eliminar sustancias no deseadas de nuestra cosecha.

Es sencillo, las sustancias como la clorofila o un posible exceso de fertilizantes externos en nuestro cultivo, que pueden dar un sabor no deseado a la marihuana, son solubles y el THC no. Por lo que de base, curaremos y “purificaremos” nuestra cosecha sin poner en peligro la cantidad de THC presente en ella.

También eliminará o reducirá fuertes sabores característicos de algunos tipos de marihuana como pueden ser la prestigiosa Jack Herer o cualquier derivado de la Diesel, que tendrán esos sabores naturales a químico o combustible que a mucha gente no terminan de convencer.

 

Desventajas del curado de marihuana en agua

 

Realmente, las desventajas son pura lógica. Con el curado de marihuana en agua también podremos perder parte de elementos que no queramos desperdiciar de nuestra marihuana.

En el agua el sabor final se verá reducido; por lo que si vamos a curar una variedad muy sutil, se recomienda la manera tradicional para no obtener un resultado final sin aroma ni sabor.

 

Cómo usar el curado en agua para acabar con el sabor a clorofila en nuestras recetas

Nos ha pasado a todas y a todos, tras lanzarnos a preparar una primera receta con ese ingrediente especial, el pastel, brownie o mantequilla, bien saben a marihuana e incluso nos producen sus efectos, pero de repente no nos gusta del todo.

Esto es porque lo primero que notamos es ese desagradable sabor a verde, que no agrada a nadie. La causante no es otra que la clorofila, conocida como ese pigmento natural que aporta a las plantas el color verde brillante característico de casi todo el mundo vegetal. Es responsable de la fotosíntesis y aunque es muy apreciada en el mundo cosmético y farmacéutico, afectando al gusto final cuando consumimos marihuana.

Para su consumo habitual, fumada o inhalada, lo normal es que los growers lleven a cabo procesos de curado y secado, que no eliminan la clorofila al 100% de la marihuana, pero casi al completo y sobre todo, que harán que la “yerba” no nos sepa a “verde”.

En el mundo culinario, encontrarse ese sabor es todavía menos agradable y la verdad que resulta sencillo que ese peculiar sabor casi desaparezca. Basta con que sometamos la cantidad que vayamos a utilizar, ya sean cogollos directamente o restos como tallos y hojas que tienen aun más sabor, a algo parecido a lo que se hemos visto como curado en agua.

Si la marihuana ha pasado ya por un proceso de curado y secado habituales, debemos repetir el proceso pero durante mucho menos tiempo. De hecho debería bastar con que pongamos la marihuana con la que elaboraremos la receta que sea, como máximo una hora en remojo. Recordamos que es importante que el agua no supere los 30 grados, y mucho menos que hierva, mucho ojo si la ponemos en un cazo con la idea de templarla.

Como decimos, muchos growers utilizan esta técnica en agua como curado especial de la cosecha, pero en este caso desde el equipo de BobGrow preferimos las técnicas de curado habitual. Podéis consultarlas en este mismo blog en nuestro artículo El secado, manicurado y curado de la marihuana y, como nosotros, utilizar esta adaptación para eliminar el feo sabor de la clorofila, consiguiendo así que vuestras recetas con marihuana queden aún más deliciosas.

Animaros a probar este truco y nos contáis, ya sabéis que en este blog encontraréis varias ideas para cocinar con nuestra preciada planta en la sección Recetas.

 

¡Esperamos a que nos contéis!

 

 

Curado de marihuana en agua, cómo eliminar el sabor a clorofila y mucho más
5 (100%) 10 votes

Te puede interesar

Share This