¿No encuentras lo que buscas? ¡Ayudame Bobi!
Saltar al contenido

Carencias y excesos en el cultivo de marihuana

6 octubre, 2017

Cuando realizamos cualquier clase de cultivo tenemos que tener en cuenta tanto los micro como los macronutrientes que va a necesitar la planta. Por poner un ejemplo, para que lo entiendas con mayor rapidez, no consume el mismo agua un cactus que una planta de marihuana. Por este motivo, hay que tener mucho cuidado con los nutrientes que aportamos y dejamos de aportar. También hay que considerar otros factores ajenos al propio organismo que estamos cultivando, como, por ejemplo, el sustrato. No es lo mismo un sustrato de fibra de coco que el sustrato de tierra clásico. Por todos estos motivos hemos decidido crear esta guía para que tanto expertos como principiante sepan exactamente cómo usar los fertilizantes de una manera correcta.

Eso sí, como hemos señalado esta guía también ha de servir a los principiantes, por lo que conviene definir los términos que dan nombre a este artículo, es decir, qué son las carencias y qué son los excesos.

 

Las carencias en el cannabis por falta de nutrientes

 

Las carencias, como la propia palabra indica, son una falta de nutrientes en la planta, es decir, que falta algún elemento para que se desarrolle de una forma adecuada. Esto es fundamental conocerlo en el cultivo del cannabis ya que es una planta que requiere de cuidados especiales, entre ellos la nutrición. No es como el resto de plantas que con regarlas un par de veces a la semana florecen sin dar problema alguno. Haciendo un paralelismo con el ser humano podríamos citar la anemia, es decir, el defecto de hierro en el organismo

 

Los excesos son por aumento de sales minerales

 

El segundo término, los excesos, consisten en el aumento de sales minerales en algún momento del crecimiento de la planta. Haciendo otro paralelismo con el ser humano podríamos hablar de enfermedades como la hipercalcemia. Es común en cultivadores que están empezando y es necesario percatarnos de su presencia para corregirla a tiempo y que no arruine nuestra cosecha.

 

Estos son los principales macro y micro nutrientes que necesita la marihuana

 

Nitrógeno (N)

Ejemplo de efecto del nitrógeno en la hoja de marihuana

Cuando cultivamos siempre hemos de tener en mente la existencia de nitrógeno. De esto ya se dieron cuenta en la Edad Media, realizando periodos de barbecho para que el suelo recuperará la presencia de este elemento. Además, hay que tener en cuenta que nos encontramos ante un elemento móvil que resulta fundamental en el desarrollo de las plantas de marihuana.

El nitrógeno interviene en el proceso y en la capacidad que tiene el cannabis para crear proteínas, alcaloides, clorofila entre otros por lo que es el principal responsable de que el tallo crezca, de ahí su importancia. También es responsable del crecimiento de las hojas y de las ramas.

No obstante, el nitrógeno es un elemento que se encuentra en diferentes estados, es decir, puede encontrarse en un formato orgánico, amoniacal o nítrico. Por este motivo, será clave conocer en qué formato se encuentra ya que la velocidad de absorción varia. Por ejemplo, el amoniacal es el que más rápido se absorbe.

La pregunta más frecuente que nos solemos encontrar acerca de la carencia o exceso del nitrógeno es cómo saberlo, lo cual no es fácil, no obstante, existen indicadores que harán que puedas detectarlo de una manera rápida y sencilla.

El primer indicador es que la planta sea vigorosa. Esto se debe a que como hemos señalado el nitrógeno se encarga del crecimiento del tallo, las hojas y las ramas. Sin él estas partes de la planta serán débiles en exceso.

Además, la planta debe tener un color verde que deslumbre (esto es algo propia del cannabis, no sirve para otras plantas) ya que como decíamos permite el proceso de formación de la clorofila. También podremos observar la carencia del mismo si vemos que nuestra planta tiene pocas hojas o si está infectada por hongos o insectos.

No obstante, dado que el tema lo requiere queremos ser un poco más concretos y dividir los signos entre la existencia de carencia y el exceso de nitrógeno.

Respecto a la carencia el mayor signo de falta de este elemento es que la planta crezca lenta. No obstante, hay que advertir que este retraso en el crecimiento es muy notable por lo que lo podrás distinguir de otros factores como el mal cuidado de la misma. Cuando falta nitrógeno el crecimiento podríamos decir que casi se paraliza. Este retraso en el crecimiento se puede advertir en que la floración se retrasa lo indecible por no decir que casi no existe, es paupérrima.

En segundo lugar, el amarilleo de las hojas, así como unas defensas más bajas frente a hongos, insectos o granizadas. En tercer lugar, y como uno de los signos más vistosos es el hecho de que la carencia afecta a la planta de abajo hacia arribaSi te encuentras ante este problema debes saber que la solución no es difícil si lo detectas a tiempo. Como en toda enfermedad ya sea vegetal, animal o humana la rapidez de actuación será lo que marque la diferencia y nos permita salvar a la planta.

La solución como decíamos es sencilla: debes añadir al sustrato un abono que sea rico en este elemento para que si el problema cese, como por ejemplo Nitrógeno 20%. No obstante, como hemos señalado si detectas el problema tarde no esperes grandes resultados, por eso conviene estar atentos al cultivo no dejarlo con el riego automático y olvidarnos de él.

Sin embargo, no solo ha de preocuparnos la carencia de nitrógeno sino también el exceso del mismo, en el término medio está la virtud. Los síntomas más llamativos es un verdear en exceso intenso de las hojas, que el tallo sea débil, que los cogollos prendan de una forma ineficiente y que el follaje de la planta sea en exceso abundante.

Para solucionar estos excesos, deberemos realizar un lavado de la raíz de la planta. Para ello regaremos de una forma abundante con unos niveles de EC bajos. Respecto a la cantidad lo recomendable es usar el triple de agua que la capacidad de la maceta. Es importante remarcar que si actuamos demasiado tarde los frutos de la misma y el crecimiento se verán mermados. No esperes milagros. Hemos abordado también este asunto en nuestro blog, y si quieres saber más, puedes visitar este artículo sobre el lavado de raíz.

 

Potasio (K)

Ejemplo de efecto del potasio en una hoja de cannabis

 

Otro macronutriente esencial es el potasio, el cual es el mejor escudo para lograr que la planta no tenga enfermedades. Es decir, que la carencia de potasio hará que las plantas estén más susceptibles a contraer enfermedades, las defensas son más bajas.

A diferencia del nitrógeno en el que se producía un amarilleo aquí la voz de alarma debe ser cuando observemos un verde en exceso oscuro, así como la aparición de manchas. De nuevo, la rapidez determinará la eficacia de nuestra actuación. Si sufrimos de carencia un abono como Potasio 20% nos ayudará a resolver el problema.

 

 

 

Fósforo (P)

Ejemplo de efecto del fosforo en una planta

 

Respecto al fósforo, otro macronutriente esencial para la vida de la planta del cannabis, la carencia del mismo se detecta cuando las hojas adoptan un cariz azulado con manchas. Además, la carencia del fósforo provoca que otros nutrientes se vean bloqueados y para evitarlo ante los primeros signos de evidencia, podemos incorporar Fósforo 20% a la solución del riego.

 

 

 

 

 

Magnesio (Mg), Azufre (S) y Calcio (Ca)

Efecto del magnesio en una hoja de cannabis
Así queda una hoja de marihuana con el Azufre
El efecto del calcio en una hoja de marihuana

Junto a estos macro nutrientes hay que señalar otros de gran importancia aun sin ser principales, como, por ejemplo, el magnesio, de vital importancia en la formación de la clorofila. El azufre, necesario para que se formen las hormonas y las vitaminas y el calcio, indispensable para que crear y que crezcan las células.

No obstante, no todo son los macronutrientes, también gozan de una vital importancia los micronutrientes que son elementos indispensables, pero de un menor tamaño que los macronutrientes.

 

 

Hierro (Fe)

Ejemplo del efecto del hierro en nuestra planta

 

El hierro es el principal responsable de que la pigmentación y la respiración del cannabis se realice de una manera adecuada. Además, participa de forma activa en la creación de un gran número de enzimas.

El hierro se puede absorber de forma orgánica o en forma de ion. No obstante, hay que señalar que hay que vigilar que nuestra planta no tenga carencias o excesos de este elemento. Por ejemplo, si el PH del sustrato es superior a 7 será muy difícil que la planta pueda absorberlo. Esto provocará clorosis férrica y los nervios de la planta se volverán verdes. Como ves la carencia es muy sencilla de detectar. Para evitar la carencia conviene no fertilizar con elementos que contengan zinc o magnesio en exceso y en el caso de que no consigamos solucionar el problema, existen complementos como el Hierro Plus 5% que nos ayudarán a corregir dicha carencia.

 

 

Zinc (Zn)

Ejemplo de efecto del zinc en la hoja de marihuana

 

Y hablando del zinc, este es otro nutriente esencial el cual participa en la creación de la clorofila. No hay que olvidar que la clorofila es fundamental en la fotosíntesis, es decir, en el proceso que permite a la planta aprovechar la energía de la luz solar.

La carencia del mismo se suele deber a un elevado PH y se puede observar la misma ya que produce clorosis en los nervios de las hojas jóvenes. Por ello, para evitar el avance de la enfermedad y que las nuevas hojas no mueran se debe abonar la planta con zinc, pero sin provocar excesos.

 

 

 

Manganeso (Mn)

Así queda una hoja con el efecto del magnesio

 

Sin tener tanta importancia, pero si siendo necesario para que la planta crezca de forma adecuada, nos encontramos con el manganeso. El manganeso es el responsable de que las semillas formen carbohidratos y también colabora en el transporte de electrones.

Es raro que se produzca la carencia de manganeso, pero se puede dar porque el PH del suelo sea superior a 7. Como ves, un PH elevado provoca muchos problemas, recuérdalo. La carencia se puede detectar en las hojas jóvenes que carecen casi de movilidad.

 

 

 

Boro (B)

Efecto del boro en una hoja

 

El boro resulta fundamental para que el nitrógeno se fije y para que los azúcares se puedan transportar. Su falta provoca clorosis que puede llegar a la necrosis si la situación se prolonga en exceso. Las flores, además, no se forman correctamente.

 

 

 

 

 

Molibdeno (Mo)

Molibdeno en una hoja de marihuana

El molibdeno es otro elemento fundamental, aunque se requiere de poca cantidad del mismo. Por este motivo, resulta extraño hallar carencias de este elemento. También contribuye a la fijación del nitrógeno y es bueno para las defensas de la planta. Además, impide que las bacterias se fijen y que las toxinas se acumulen. Como te decíamos, encontrar carencias de este elemento suele ser raro, por lo que lo más recomendable en caso de que se den es seguir abonando con normalidad.

Por último, como habrás podido advertir uno de los elementos fundamentales a la hora de poder absorber los nutrientes es el PH. Por este motivo, hay que realizar un control adecuado del mismo con instrumentos de medida adecuados. Recuerda que a partir de un PH de 7 resulta muy complicada la absorción de nutrientes como, por ejemplo, el manganeso.

En conclusión, resulta fundamental controlar que nuestra planta tenga los nutrientes necesarios. Resulta de vital importancia también controlar la acidez del suelo, es decir, su nivel de PH ya que de esta manera nos aseguramos de que ciertos nutrientes no falten.

Por último, señalar que es fundamental actuar con rapidez para que la planta no se vea afectada en exceso. Por este motivo, conviene vigilar de forma periódica el estado de nuestras plantas para que no se nos escape la presencia de carencias o excesos en las mismas. Si te ha gustado este artículo, estamos seguros de que te interesará leer este sobre cómo elegir el sustrato y los fertilizantes para tu cultivo.

Carencias y excesos en el cultivo de marihuana
4.8 (96%) 5 votes

Te puede interesar