¿No encuentras lo que buscas? ¡Ayudame Bobi!
Saltar al contenido

Cinco formas de consumir marihuana

8 octubre, 2017

Normalmente, la forma más común de consumir la marihuana es fumándola. No obstante, mucha gente huye de esta forma ya que el ser mezclada con tabaco es especialmente dañina. Tienes que tener en cuenta que el tabaco provoca una serie de efectos indeseables, como, por ejemplo, el cáncer de pulmón, Epoc, empeora la respiración pulmonar, contrae las venas y las arterias etc.

Por todo lo dicho, tienes que tener en cuenta que resulta fundamental encontrar alternativas a la mezcla con el tabaco.

 

Vaporizadores de marihuana

 

El vaporizador de marihuana es una de las mejores formas de consumirla. Vaporizar es más sano que la quema de la misma y cada vez está más de moda. Además, es mucho más económico, aunque tendrás que realizar una primera inversión en el equipo, aunque no suele ser caro. No obstante, tienes que controlar la temperatura para evitar un mal sabor al inhalarla.

El cannabis cuando se fuma con el método tradicional genera una serie de toxinas (todos los relacionados con los hidrocarburos) sin embargo, a 180 grados el THC se evapora y no se produce tal cantidad de hidrocarburos. Además, por último, en relación con este método debes saber que el vaporizador siempre será mejor que la pipa de agua ya que esta última genera más alquitrán incluso que un cigarrillo.

Un ejemplo claro sería utilizar Vaponic. Es un producto muy económico e interesante que nos permite probar este nuevo mundo de la marihuana vaporizada. Pero si en cambio, eres un consumidor o cultivador sibarita, la mejor opción sin lugar a dudas sería el Volcano System Classic con SolidValve Set, eso sí, el desembolso será mucho mayor y tendremos que consumirla en un lugar donde dispongamos de acceso a la corriente.

No obstante, no todo el mundo se decanta por consumir marihuana de forma oral, ya sea mediante el cigarrillo, mediante el vaporizador o mediante la pipa de agua, sino que hay muchas más opciones.

 

Cocina cannabica

 

Por ejemplo, otra forma que es muy popular y es ideal para los amantes de la cocina, es consumir la marihuana como si se tratara de un alimento. Todo el mundo conoce los famosos coffee shops de los Países Bajos, es más, nos atreveríamos a decir que casi todo el mundo ha consumido alguna vez un pastel de marihuana.

Además, la principal ventaja de este método de consumo es el hecho de que, a través de la ingesta, el cannabis no produce ninguna sustancia indeseable, como el alquitrán. El principal problema de este método es que resulta muy complicado medir las cantidades que, efectivamente, se absorben por el cuerpo, por lo que conviene ir de menos a más hasta encontrar la cantidad adecuada para el consumo.

Sin embargo, uno de los mayores problemas de este método es que muchas personas afirman que se desperdicia el producto, ya que la absorción es menor en la ingesta que al inhalarse. Sin embargo, las personas que están tras este tipo de afirmaciones desconocen que la marihuana se debe consumir con productos grasos o derivados de la leche, para que la absorción sea más eficiente que, incluso, la de un cigarrillo.  

El otro gran pero que existe en relación a esta cuestión, y esta sí es una preocupación real no basada en la ignorancia, es que se pueden producir sobredosis. La sobredosis se produce porque las personas no controlan lo que están consumiendo, sobre todo porque a no ser que se induzcan el vómito detener el proceso digestivo. Por ejemplo, si fumas un canuto en el momento en que te veas saciado puedes parar, dejarlo en el cenicero y dejar que se apague. Sin embargo, si has comido más de la cuenta, es imposible detener el proceso. Por ello, como señalábamos anteriormente, conviene ir midiendo las dosis poco a poco hasta que hallemos la cantidad ideal.

Este es un método ideal para la gente a la que le gusta cocinar, como hemos mencionado. Esto se debe a que la marihuana tiene un sabor especial no inerte, y se puede jugar con ella a la hora de dar un mayor sabor a nuestros platos. Si estás interesado en saber más acerca de la elaboración de recetas con cannabis, puedes visitar nuestro artículo y saber que así se prepara la mantequilla de marihuana.

 

Cremas de marihuana

 

Otra forma de consumir marihuana es a través de la piel. Esto se logra haciendo pomadas mediante aceite de marihuana. Este aceite es muy sencillo de obtener, y mezclándolo con cera de abeja podremos hacer la pomada. No obstante, de nuevo tienes que tener cuidado, ya que nunca sabrás, si no es por medio de la experimentación, cuánta cantidad de cannabis estarás absorbiendo. Por ello, este método es poco recomendable para los principiantes.

De hecho, una de las historias más curiosas es la de la activista Bryndova, la cual inspirada por los antiguos relatos que trataban al cáñamo como una gran medicina, pudo salvar su propio dedo de ser amputado. Cómo ves, el cannabis no solamente tiene efectos recreativos, sino que también tiene ciertos efectos medicinales. Por ello, como habrás oído, muchas veces la marihuana se emplea de forma terapéutica.

Existen bancos de semillas de marihuana que se han adelantado a los gestos del mercado y han creado aceites de CBD para consumirlos de forma oral, pensado para aquellas personas que ya sea por enfermedad o dolencias crónicas, necesitan de los múltiples beneficios que nos brinda esta maravillosa planta. El producto en cuestión es Aceite de CBD 3% SensiSeeds.

 

Bebidas de marihuana

 

Para aquellos a los que les guste beber, tienen que saber que la marihuana se puede macerar con alcohol, al igual que se realiza con ciertos orujos, que no dejan de ser alcohol con determinadas hierbas. Para ello, añadiremos a un litro de alcohol la cantidad de marihuana justa, dejándolo macerar durante un tiempo que ronde entre las cinco y siete semanas, dependiendo del tipo de alcohol que utilicemos. No obstante, no debemos dejar el alcohol y despreocuparnos, sino que aproximadamente cada semana habrá que removerlo para obtener el mejor resultado posible.

Sin embargo, la marihuana no solo puede mezclarse con alcohol, sino también en bebidas frías con lecitina. Pero tienes que tener en cuenta una cosa si vas a realizar esta mezcla; la marihuana no se debe calentar antes de mezclarla con la lecitina, ya que el ácido THC no se transformará en THC, por lo que no obtendrás el efecto esperado.

El cannabis no sólo puede consumirse por vía oral a través de bebidas frías, sino también con infusiones. Sin embargo, tienes que tener en cuenta que el THC no es soluble en agua, sino solamente en grasas. Por este motivo, si mojas la marihuana lo único que conseguirás es humedecerla. Pero si empleas leche, el TCH se adhiere a las moléculas de grasa que esta contiene. Como ves, lo importante es el elemento graso, por lo que no se te ocurra usar leche desnatada, ya que se perdería en gran medida el efecto. Debemos advertir de nuevo que, al igual que consumiéndolo en bebidas alcohólicas, en lecitina, o en un bizcocho, no puedes parar el proceso de digestión, por lo que debes consumir con moderación y de manera responsable.

La prudencia, consideramos, es una de las claves para ser un consumidor responsable. Pese a que la comunidad científica tenga muchos debates internos acerca de la toxicidad de la marihuana, no debes olvidar que se trata de una droga, como por ejemplo el alcohol. Y todas las drogas han de consumirse con moderación y guardar una actitud de respeto hacia las mismas. No se trata de un simple juego, es algo serio.

 

Otras formas de consumir cannabis

 

No obstante, seguro que no has oído hablar de esta forma de consumir marihuana, que pese a ser la más poco utilizada, es la más eficaz; es administrar la marihuana por el recto. Esta manera es, todo sea dicho, bastante rara e incluso cómica, pero es realmente muy eficaz. Esto se debe a que el tracto gastrointestinal absorbe sólo un tercio de la cantidad inhalada, pero si se suministra en forma de supositorios, se evita que los componentes del cannabis se digieran por el estómago y, por este motivo, se absorben casi todos. El efecto tarda entre treinta minutos y dos horas, y llega a durar hasta ocho horas. La clave, como hemos dicho, es evitar la absorción por el tracto gastrointestinal. No obstante, sabemos que seguramente no pruebes nunca esta forma.  

Y llegamos a uno de los clásicos: el submarino. El submarino es una de las formas más populares de inhalar cannabis por parte de los jóvenes. Si eres un poco adulto quizá no la conoces. El submarino consiste en encerrarse en un espacio pequeño y cerrado junto a algunos amigos para que el humo que se produce en la combustión del cannabis sea aprovechado de forma casi completa. Siempre hay que decir que se corren ciertos riesgos para la salud, ya que si el espacio es muy pequeño puede dar lugar a la falta de oxígeno. Además, este efecto se potencia porque, cada vez que se respira, se está inhalando humo.

Este método no entra dentro de lo que entendemos como consumo responsable de la marihuana, sobre todo porque entendemos que un buen consumidor lo que busca es disfrutar del sabor y no el mero colocón. Este método del submarino también puede producir sobredosis.

El último método que vamos a relatar aquí es el del cuchillo caliente. El sistema del cuchillo caliente es eficaz y muy barato, por lo que es recomendable para aquellas personas que no dispongan de muchos recursos. Es muy sencillo de realizar, lo único que debes hacer es colocar un poco de marihuana en la punta del cuchillo, estando este último al rojo vivo, e inhalar el humo. Pero claro, ten cuidado al colocar el cannabis, ya que podrías quemarte.

Por último, debemos señalar que, como habrás podido observar, hay muchas formas de consumir el cannabis. No obstante, esta amplia variedad no te debe desviar de lo que en realidad debe ser el consumo. Esta droga no se debe utilizar con el fin de lograr una mayor diversión, sino para disfrutar de su sabor, de los efectos que apareja el consumo de la misma, pero en ningún caso debe ser un medio para combatir el aburrimiento o el estrés, porque ello puede generar en un problema de adicción. Desde esta web siempre hacemos una llamada al consumo responsable, a que solo la consuman los adultos y, en conclusión, a que no te dejes llevar como hacen los adolescentes por el efecto de la moda. Consumir marihuana no hará que seas más guay ni popular. Por lo tanto, tómala si realmente quieres hacerlo, y no debido a la presión social.

Cinco formas de consumir marihuana
4.8 (96%) 5 votes

Te puede interesar