Peladoras - Bobgrow
Categorías
Carrito: 0 producto Productos vacío

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00€ Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra



Hay que tener en cuenta que el proceso de manicurado de la marihuana no es para nada sencillo, por lo que con una peladora lograremos quitar las hojas en un periodo de tiempo muy rápido.

Por este motivo, es importante que el proceso de manicurado es realmente importante ya que prepara a la planta para el secado. No es una etapa menor, ni mucho menos.


Leer Más

Peladoras 

¿Qué es el manicurado?

El manicurado consiste en cortar las hojas del cannabis con el fin de dejar únicamente las hojas resinosas que se encuentran alrededor de los cogollos. Este proceso se puede realizar tras cortarlas o un poco antes de realizar este paso.

No obstante, debes de tener en cuenta que al igual que con el proceso de extracción de la resina nos podemos decantar por métodos más o menos naturales, es decir, más o menos tecnológicos. Sin embargo, tienes que tener en cuenta que el proceso tradicional es más lento y puede llegar a ser del todo desesperante. Es uno de los problemas de los métodos tradicionales que hay que tener una paciencia casi infinita.

Por ello, te recomendamos el uso de peladoras. Las peladoras son una herramienta pensada ad hoc por lo que son realmente útiles. Además, no sólo te proporcionan rapidez sino que permiten que el corte sea más preciso. Esto es importante por lo que señalábamos anteriormente. El manicurado precisamente consiste en no eliminar las hojas resinosas del cogollo, por lo que si lo haces con un instrumento más tosco puedes correr el riesgo de destrozarlas y perder la resina tan valiosa que contienen.

Las mejores peladoras de marihuana

  • Leaf Cutter Pro

Por ejemplo, la peladora Leaf Cutter Pro tiene grandes ventajas. En primer lugar, es una peladora de gran capacidad por lo que es ideal para cultivos medianos y grandes. Además, los materiales son de calidad ya que está construida en acero y silicona.

También tienes que tener en cuenta que el acero es de muy buena calidad, lo cual incide en su durabilidad y en la precisión del corte. Al ser la cubierta transparente podrás ver en todo momento como quedan los cogollos y al ser el empleo sencillo no vas a temer por tu planta, no quedará destrozada.

Eso sí, piensa que las peladoras no sirven para las grandes tareas de manicurado sino que primero debes apartar las ramas y quitar las hojas más grandes con una tijera. Son una herramienta muy útil, pero no te pueden hacer todo el trabajo.

  • Peladora Trimpro original

Otra buena peladora es la Peladora Trimpro original la cual, a pesar de su elevado precio, si eres un experto te vendrá muy bien. Esta es una excelente herramienta que te ahorrará un montón de tiempo el cual podrás dedicar a tareas más satisfactorias, ya que el manicurado, seamos sinceros, es una de las fases del cultivo más aburridas.

La principal ventaja es que podrás pasar plantas enteras por su rejilla, con la precaución de hacerlo rama a rama. Es decir, no tienes que hacer como en otras peladoras un trabajo previo sino que casi todo lo hará ella.

Una vez introduzcas la rama ella hará todo el trabajo, de tal forma que en la bolsa que incorpora solo quedarán las hojas para que puedas extraer con facilidad la resina. Eso sí, tienes que tener en cuenta que las cuchillas son muy afiladas por lo que conviene que extremes las medidas de seguridad. Dejando la ética aparte de si conviene o no que los menores de edad intervengan en el cultivo, por seguridad debes mantenerlos alejados lo más que puedas de las cuchillas. Además, tienes que tener en cuenta que usar guantes nunca estará de más.

Como habrás podido observar estas herramientas, ya sea en sus modelos más básicos o en sus modelos más avanzados, son realmente útiles, pero sobre todo ahorran mucho tiempo. No debes cometer el error del cultivador novato. El cultivador novato minimiza la inversión para ahorrar dinero pero al final termina pagándolo con su tiempo ya que tiene que dedicar ingentes cantidades de tiempo a realizar las tareas que podría haber automatizado con las herramientas necesarias. Como el tiempo no es un recurso gratuito al final termina pagando más que si comprara esta clase de herramientas. Recuerda que invertir en calidad es ahorrar en disgustos.