< Volver atrás

Feminizadas

Las mejores semillas feminizadas seleccionadas por nuestro equipo con garantía de calidad. Nuestro catálogo de semillas feminizadas es muy amplio y podrás encontrar las mejores cepas según tus necesidades. Si buscas semillas hembras al mejor precio y cuidadas durante su almacenaje esta es tu web. Obtén semillas con procedencia certificada de marcas de renombre.

 2
  • Rebajado / -25%
Available
Serious seeds

AK-47

Serious Seeds
BS.001-6F
60,00 € 80,00 €
 2
  • Rebajado / -30%
Available
Sensi Seeds

SKUNK 1

Sensi Seeds
BSS.013-3F
12,60 € 18,00 €
1 opinión
 2
  • Rebajado / -35%
Available
Ripper seeds

TOXIC

Ripper Seeds
BRP.008-1F
3,90 € 6,00 €
1 opinión

Semillas de Marihuana Feminizadas

Como la inmensa mayoría de plantas de nuestra flora, la marihuana se puede presentar en ambos sexos: masculino y femenino. Entre ellas, también puedes comprar semillas de marihuana feminizadas.

Además, y de una manera muy común en cultivos inducidos por algún tipo de estrés, encontraremos plantas de marihuana hermafroditas que presentarán por tanto características de ambos sexos.

Así, si sometemos nuestras plantas hembra a un estrés prolongado como una modificación extrema de las condiciones climatológicas, el riego o la presencia de alguna plaga, contaremos con que muchas de nuestras plantas presentan polinización, con semillas en sus cogollos.

Antes de hablar de semillas de marihuana feminizadas, conozcamos la historia de la marihuana de una manera más básica. Hablemos de los tipos según su sexado.

Las plantas de marihuana hembra o femeninas, son las más buscadas por los growers, ya que son las que producen los tan ansiados y deliciosos cogollos.

En el caso de plantas macho, suelen ser utilizadas solo con un único fin, polinizar a las plantas hembras, de tal forma que conseguiremos que produzca semillas de la flor o cogollo.

Hasta aquí todo bien, el primer inconveniente aparece cuando plantamos unas cuantas semillas sin feminizar esperando conseguir un perfecto cultivo de hermosas hembras y aparece un macho entre una de ellas. Tenemos que tener muy claro que todos nuestros cogollos estarán semillando por la polinización del macho, e incluso peligra la cosecha completa.

Teniendo en cuenta todo esto, y dado a toda la persecución y prohibición a la que es sometido el mundo del autocultivo, hace unos años aumentó el interés de los growers por conseguir más efectividad en sus cultivos, empezando por garantizar el sexo de los mismos y de alguna manera su producción.

Por ello, había un claro interés compartido tanto por growers como por los bancos de semillas: aumentar el número de plantas de marihuana hembras o femeninas en los cultivos. 

    ¿Como se producen las semillas feminizadas y donde comprarlas?

    Para conseguir la máxima probabilidad de obtener semillas feminizadas, lo primero que empezó a ponerse en práctica fue la elección en los cultivos de las plantas femeninas o hembras más resistentes a las posibles situaciones de estrés, que pudiesen ser las elegidas para ser plantas madre con muy poca tendencia al hermafroditismo.

    Estas plantas de marihuana empezaron a clonarse entre ellas y a revertirse su sexo; así, aunque fuesen genéticamente XX acabarán presentando un sexo XY, polinizando con ellas a las plantas de marihuana hembras o femeninas que no se hayan revertido. Con todo esto, se conseguía pasar una genética sexual XX en la posterior generación, contando con unos padres XX.

    Para ayudar a las plantas a conseguir manifestar el sexo que se deseaba, en los años noventa se empezó a utilizar en los cultivos una concentración de una hormona llamada giberelina.

    Esta hormona existe de manera natural en todas las plantas y ayuda a digamos decidirse a la planta por el sexo a manifestar, dependiendo siempre de la probabilidad genética.

    Con este método, no se podía asegurar aún la feminización de semillas y plantas de los cultivos de una manera estable como hoy en día, que ya se alcanza hasta un 99,7% de probabilidades de feminización. En este momento, se conoce y se utiliza el Tiosulfato de Plata (STS), que ayuda a reducir la presencia de ejemplares hermafroditas en los cultivos. Y así comienza la comercialización de las semillas feminizadas como tal.

    Se debe tener aun así especial cuidado en el estrés sobre el cultivo, ya que aunque la posibilidad de hermafroditismo es mínima, siempre existe el riesgo de que aparezcan semillas en nuestros cultivos si no cuidamos este aspecto aunque partamos de semillas feminizadas.

    Como todo, nuestras plantas necesitan de varios cuidados durante el cultivo y deben tener una buena procedencia genética, lo que también evitará el improbable pero posible cambio de sexo.

    Desde BeGrower queremos presentaros también, las posibles ventajas e inconvenientes que podemos contemplar a la hora de elegir semillas feminizadas para nuestro cultivo de marihuana.

    Ventajas semillas feminizadas

    Desde el equipo de BobGrow destacamos una única y obvia ventaja a la hora de elegir semillas feminizadas para nuestro autocultivo de cannabis: contaremos con un cultivo de cannabis conformado por unas hermosas plantas hembras, que nos darán densos cogollos sin presencia de incómodas semillas.

    Como hemos comentado antes, siempre debemos tener en cuenta que existe una pequeña posibilidad de hermafroditismo ya que nuestras plantas y más siendo feminizadas, siempre tendrán que tener satisfechas todas sus necesidades y no sufrir periodos de estrés provocados por cambios bruscos de temperatura, riegos irregulares, falta de nutrientes, presencia de plagas, etc.

    Inconvenientes semillas feminizadas

    No contemplamos una clara desventaja a la hora de seleccionar las semillas feminizadas para nuestros cultivos, pero si podemos señalar un leve inconveniente.

    Al final, de todos es sabido que las plantas regulares presentan un extraño vigor, también en sus esquejes, frente a las plantas feminizadas. No se encuentra una explicación clara pero sí que veremos una resistencia al estrés mucho más clara en nuestros cultivos de semillas regulares.

    Si las plantamos en las mismas condiciones que las feminizadas y conseguimos un buen cultivo sin presencia de machos o hermafroditas, tendremos un mayor resultado en cosecha, se cree que todo ello debido al  uso del STS o la giberelina antes comentado para su feminización, pero tendremos que acarrear con el riesgo de la temida presencia de plantas macho o hermafroditas.

    Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar tu experiencia en nuestros sitios. (Leer condiciones)